Colombia se aprieta el cinturón fiscal mientras la economía se desacelera

Text size +-
Recommend

In English

La necesidad de reducir el déficit y mantener la calificación de crédito soberano de Colombia ante una posible bajada de categoría ha impulsado al Gobierno a intentar conseguir una mayor inversión que mejore la deuda pública en su plan presupuestario más reciente.

A finales del mes pasado el Ministerio de Economía presentó en el Congreso su presupuesto de 235,6 billones de pesos (79.500 millones de dólares) para 2018, un incremento de 1% respecto al presupuesto de 2017.

En vista del aumento de las amortizaciones en un 15,1% hasta los 54,3 billones de pesos (18.200 millones de dólares), se moderará el gasto en otras áreas. La asignación para programas sociales, por ejemplo, se reducirá en un 5% hasta los 34,2 billones de pesos (11.500 millones de dólares), según el ministro de Economía, Mauricio Cárdenas. El plan presupuestario también pide una congelación en la contratación del Gobierno y un límite del 1% en el aumento salarial de los funcionarios.

Sin embargo, otras áreas clave como la salud y la educación, que juntos constituyen más de una cuarta parte del presupuesto – quedan protegidas. 

Todos estos movimientos en conjunto están diseñados para ayudar al Gobierno a reducir su déficit fiscal desde la meta prevista de 3,6% del PIB este año hasta un 3,1% en 2018.

Necesidad de austeridad

El anuncio del proyecto presupuestario fue precedido por una serie de pronósticos de crecimiento reducido de la economía colombiana y por la aceptación de una necesidad de medidas de austeridad.

A mediados de julio, Cárdenas habló de un recorte de 5 billones de pesos (1.600 millones de dólares) en el proyecto presupuestario, cuando explicó a los medios locales que una desaceleración de la economía requeriría recortes en el gasto estatal para que pudieran cumplirse las metas fiscales y se mantuviera la calificación del grado de inversión de Colombia.

El Ministerio de Economía redujo sus expectativas de crecimiento días antes de la presentación del presupuesto, al ajustar sus previsiones de un 2,3% a un 2% para este año, aproximadamente las mismas del año pasado y siendo la tasa más lenta de crecimiento desde 2009. La previsión del próximo año también se reducía de un 3,5% a un 3%. Estos ajustes concuerdan con los publicados por el FMI el mismo día, de un 2% y un 3%, respectivamente.

Calificación crediticia soberana

Las agencias de calificación de crédito Moody's y Fitch han expresado sus dudas sobre si Colombia será capaz de reducir su déficit como se especifica en el proyecto de presupuesto. Moody's describe los objetivos del Gobierno como "ambiciosos" en una nota emitida a finales de julio.

A mediados de julio, Fitch también advirtió que la solvencia de Colombia podría verse afectada si el gobierno no logra frenar el déficit y el crecimiento sigue siendo lento.

Aunque la agencia mantuvo la calificación "BBB" colombiana y una perspectiva estable –revisada al alza desde el negativo en marzo– también redujo su crecimiento de 2,3% a 2%, señalando las continuas bajas ganancias en el sector energético y los retrasos en los grandes proyectos de infraestructuras.

Si bien compartía la opinión de Moody's sobre los ambiciosos objetivos de Colombia, Fitch era más optimista para 2018, indicando que podría haber una modesta recuperación al mejorar las condiciones económicas.

"La flexibilización monetaria actual probablemente impulsará la demanda interior, los cuellos de botella de las infraestructuras seguramente se resolverán a principios de la segunda mitad de 2017 y la producción de petróleo debería estabilizarse", dijo la agencia en su informe del 11 de julio.

Aceleración hacia el crecimiento

La flexibilización monetaria a la que se refería Fitch continuó hasta julio, cuando el banco central bajó sus tipos de interés de referencia. 

El 27 de julio, el Banco de la República redujo su tasa de descuento en 25 puntos base a 5,5%. Esta era la séptima vez en ocho meses que el banco bajaba su tasa de referencia comparable.

La Comisión Monetaria del banco, aunque seguía siendo prudente acerca del nuevo aumento de la inflación, tras la caída de 9% a 3,4% en 12 meses hasta julio, indicó que la baja demanda nacional y extranjera, junto con un destacado crecimiento, justificaba la última bajada.

 

 

Colombia tightens its fiscal belt as economy slows

En Español

A need to curb the deficit and preserve Colombia’s sovereign credit rating ahead of a potential downgrade has driven the government to press for higher spending to service the public debt in its most recent budget proposal.

At the end of last month the Ministry of Finance presented its COP235.6trn ($79.5bn) spending plan for 2018 to Congress – a 1% increase on the 2017 budget.

With debt servicing to rise by 15.1% to COP54.3trn ($18.2bn), spending on other areas will be reined in. The allocation for social programmes, for example, will drop by 5% to COP34.2trn ($11.5bn), according Mauricio Cárdenas, minister of finance and public credit. The budget plan also calls for a freeze on government hiring and a 1% ceiling on wage increases for civil servants.

However, key areas like health and education – which together make up more that one-quarter of the budget – have been ring-fenced.

Together, these moves are intended to help the government tighten its fiscal deficit from a targeted 3.6% of GDP this year to 3.1% in 2018.

Signalling austerity

The announcement of the budget bill was preceded by a series of lowered growth projections for the Colombian economy and the recognition of the need for austerity measures.

In mid-July Cárdenas said there would be COP5trn ($1.6bn) in spending cuts in the draft budget, telling local media a slowing economy would necessitate trimming state spending in order to meet fiscal targets and maintain Colombia’s investment-grade rating.

The Ministry of Finance lowered its expectations for growth days before the budget was released, revising its projections from 2.3% to 2% for this year – roughly even with last year and the slowest rate of growth since 2009. Next year’s forecast was similarly cut, from 3.5% to 3%. These revisions align with those issued by the IMF the same day, to 2% and 3%, respectively.

Sovereign credit rating

Credit ratings agencies Moody’s and Fitch have both expressed doubts as to whether Colombia will be able to reduce its deficit as specified in the draft budget, with the former describing the government’s targets as “ambitious” in a note issued at the end of July.

In mid-July Fitch likewise warned that Colombia’s creditworthiness could come under pressure if the government fails to rein in the deficit and growth remains sluggish.

Although the agency maintained Colombia’s “BBB” rating and stable outlook – revised upward from negative in March – it, too, cut its growth forecast from 2.3% to 2%, citing continued low energy earnings and delays in major infrastructure projects.

While agreeing with Moody’s on Colombia’s ambitious targets, Fitch struck a more upbeat tone for 2018, saying a modest recovery should take hold as economic conditions improve.

“Monetary easing currently under way will likely boost domestic demand, infrastructure bottlenecks are likely to be resolved beginning in the second half of 2017 and oil production should stabilise,” the agency said in its July 11 report.

Easing towards growth

The monetary easing referenced by Fitch continued into July, with the central bank again moving to lower its key interest rates.

On July 27 Banco de la República reduced its discount rate by 25 basis points to 5.5%. This was the seventh time in eight months the bank had lowered its benchmark rate.

While it remained cautious about inflation rising again, after falling from 9% to 3.4% in the 12 months to July, the bank’s monetary committee said low domestic and foreign demand, along with flagging growth, justified the latest cut.

Read Next:

In Colombia

Mejoras crediticias y acuerdos de libre comercio para estimular el...

A pesar de la caída en la actividad de algunas áreas en lo que va de año, el sector automotriz de Colombia puede estar listo para repuntar en el nuevo año, con una baja en las tasas para préstamos...

In Economy

Chris Bendl, CEO, Zurich Topas Life

What is your assessment of the potential for Indonesia’s life insurance market?

Latest

Qatar targets cruise tourism and new markets for sector growth

Cruise tourism is fast becoming a key area of focus for Qatar as part of its broader bid to stimulate industry expansion, with the 2017/18 season expected to deliver the best results to date.